Génesis 41: No Hay Gloria, Honra, y Coronas Sin una Cruz

JoséFaraon

Si José no hubiera sido maltratado y vendido por sus hermanos y llevado a la cárcel, nunca hubiera llegado a ser el segundo de Faraón. Si Jesús no hubiera sido traicionado y crucificado no se hubiera convertido en nuestro Salvador. De la misma forma que ellos, existe un proceso que debemos atravesar para cumplir nuestro propósito en Dios.

Escriba una respuesta