Testimonios

Desde nuestro encuentro con Cristo, nuestras vidas no han sido iguales. Muchos de nosotros habíamos escuchado la historia de un hombre clavado en una cruz por nuestros pecados pero no habíamos entendido el impacto que ese hecho tendría en nuestras vidas y en nuestra eternidad. Algunos dudábamos o negábamos la existencia de Dios, hasta que Él hizo acto de presencia. Otros tantos desconocíamos las Buenas Noticias de Cristo, y vivíamos perdidos en la apatía y la desesperanza. Algunos otros practicábamos una religión por hábito o tradición, pero no teníamos una relación con el Hijo de Dios.

Un día todo cambió. Jesús vino a nuestras vidas y todo cambió.

Escriba una respuesta